Frutas
congeladas
Calidad
certificada
Tecnología
IQF
Zona
Franca

Proceso

Cada fruta es lavada, desinfectada, descorazonada y pelada. Luego, se corta en trozos o en cubos y se congela individualmente a través de la tecnología IQF. Posteriormente, se empaca en bolsas de polietileno azul de baja densidad de resina virgen y se coloca dentro de una caja de cartón corrugado que es donde se mantendrá hasta ser enviada a los diferentes destinos de exportación.

Luego de ser empacado, este producto debe de ser almacenado para mantener sus características y transportado a -10 °F o -23 °C. A esa temperatura, la fruta tiene una vida útil de hasta 24 meses almacenada sin perder todas sus particularidades y propiedades nutricionales.

Nuestro proceso cumple con las más estrictas normas de calidad, desarrollo sostenible, salud y seguridad laboral. Conozca aquí nuestras certificaciones.

Contáctenos